Mira la razón por qué la Iglesia quemaba a los niños con Síndrome de Down


El Síndrome de Down es un trastorno genético que se produce por la presencia de una copia extra del cromosoma 21. Se caracteriza por la existencia de una discapacidad mental, además de unos rasgos físicos peculiares que lo hacen en verdad identificable.


Actualmente son muchas las organizaciones e instituciones que se dedican al cuidado y tratamiento de las personas con Síndrome de Down. Pero sabemos que en la antigüedad sobrevivir era un verdadero reto para todos, no solo para las personas con algún tipo de discapacidad.

Recordemos que los antiguos griegos y egipcios acostumbraban a deshacerse de los niños recién nacidos con esta enfermedad, por ser considerados débiles o deficientes. Sin embargo, lo peor sucedió después de la instauración de la religión Católica como la religión oficial en toda Europa. 

A raíz de la instauración del catolicismo, la nuevas sociedades consideraron al Síndrome de Down como “una marca del pecado” por ser producto de uniones incestuosas. Relaciones que se daban entre miembros de la misma familia. Por eso la discapacidad fue vista como un castigo divino, por haber cometido un fuerte pecado, el del incesto.

Las autoridades de la iglesia consideraron a los enfermos con Síndrome de Down como “deformes”, “anormales” o “defectuosos”, esto los convirtió en víctimas de persecución por parte de las autoridades religiosas, su propósito fue asesinar y quemar a todos los niños enfermos para acabar con las almas que nacieron bajo el pecado. 

Actualmente es imposible determinar la cantidad de niños enfermos que murieron a manos de la iglesia, sin embargo, varios historiadores estiman que fueron más de 3 millones solo en Europa Occidental. 





Artículo recomendado
Te recomendamos